Mi niño Hugo empieza a crecer

baby

martes, 27 de noviembre de 2007

COCIDO LIGERO

COCIDO LIGERO.


Cuando pensamos en legumbres siempre nos viene a la mente, que son platos grasos, que engordan y que su digestión es pesada. Pues no tiene porqué ser así. Este plato no lleva aceite, no tiene tocino, chorizo, morcilla. Tiene el aporte de la legumbre, que es rico en proteinas, carece de colesterol, y ademas le añadimos las verduras y carne.

Un plato muy completo y saludable de la dieta mediterránea.


INGREDIENTES:

1/4 kg de garbanzos secos
1/4 kg de carne magra de ternera
1 pechuga de pollo o gallina
2 zanahorias
1/4 de col o repollo
2 patatas medianas
1 hueso blanco.
1 hueso de jamón.

PREPARACION:

Poner los garbanzos en remojo al menos 8 horas antes de cocinarlos con los huesos blancos y de jamón. Si no se ponen en remojo los huesos junto con los garbanzos, añadir un puñado de sal, al agua de remojo de los garbanzos, y recordad que los huesos sueltan sal, y si no los hemos remojado, puede quedarnos la comida salada, si no tenemos esto en cuenta y además le añadimos sal.

Echamos los garbanzos en una olla,

junto con las carnes y huesos y cuando suelte la espuma, se la quitamos.


Luego añadimos los demás ingredientes osea, las zanahorias peladas, enteras o cortadas en dos, patata pelada y cortada en trozos medianos, el trozo de col y sal. Dejar cocer 20 minutos en la olla rápida, apagar el fuego y dejar que baje la válvula sin abrir, para que con el calorcito, cueza un rato más. O simplemente 30 minutos en olla cerrada y luego abrir con el chorro de agua fría en la olla.

Sacamos la carne y las verduras para que no se rompan.

La carne la pico bien para añadirsela ahora a cada plato.

Servir, procurando que todos los platos tengan al menos un trozo de cada ingrediente.

Con el caldo de cocido sobrante, podemos hacer una sopa para el día siguiente, añadiéndole un poco mas de agua y unos fideos.Sale buenísima.

Y si sobra carne podemos hacer unas croquetas. Hay que aprovecharlo todo.

GARBANZOS FRITOS.

Poner unos garbanzos en remojo el día de antes. Por ejemplo, coger unos pocos de los que pusiéramos en remojo para el cocido.

Enharinarlos

y freírlos en aceite muy caliente.

Poner en papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Valores nutricionales de los garbanzos.

La carne del pobre, como también se conoce al garbanzo, es de una riqueza considerable en lo que a aportes nutritivos se refiere. Es rico en proteínas, en almidón y en lípidos (más que las otras legumbres) sobre todo de ácido oleico y linoleico, que son insaturados y carentes de colesterol.

Hay que tener en cuenta no obstante que si el garbanzo es rico en proteínas (entre 20 y 25% de su peso), éstas no incluyen todos los así llamados aminoácidos esenciales (no sintetizables por el cuerpo humano) necesarios para la nutrición humana. Para remediar esta carencia es aconsejable completar las recetas de garbanzos añadiendo a los platos pastas o arroz - una combinación que sí incluye en una sola comida todos los aminoácidos esenciales. Otra posibilidad viene también dada por el añadido de carnes o pescados.

En este sentido, no hace falta reflexionar mucho para darse cuenta de la "sabiduría" de los platos de legumbres que encontramos por toda la cuenca mediterránea en los que se mezclan garbanzos con pastas, diversas verduras y arroz, como en la menestra, el cocido tradicional campestre y el cuscús, o también con ingredientes cárnicos o con pescado, como en el cocido madrileño y el potaje, por citar solo unos ejemplos.

Nuevamente la química y los análisis de nutrición no han hecho más que confirmar los beneficios de algo que la costumbre culinaria lleva realizando desde hace muchas generaciones.En cuanto a los aportes beneficiosos del garbanzo hay que señalar su valor diurético, su capacidad para favorecer el tránsito intestinal (debido al alto nivel de fibras que contiene), su valor energético y por su bajo contenido en sodio permite ser incluido en dietas de control de la hipertensión.



1 comentario:

Soraya dijo...

Este piqueo se ve muy bueno, es una muy buena idea comerlo asi, sobretodo para los peques de la casa, por el valor nutritivo que tienen.
Un beso,
Soraya